sábado, 29 de junio de 2013

Análisis sobre film Amor/Michael Haneke/2012

"Amour" es un film crudo y a la vez complejo, lleno de matices envueltos en una aparente simplicidad. Trágica y desgarradora. Haneke nos entrega una reflexión contemporánea entre dos seres que han vivido la mayoria de sus días juntos y se enfrentan a su última prueba de amor incondicional.

El cine de Haneke es perturbador de por sí; sus historias cargadas de una valentía enorme al mostrar al ser humano en su estado más perverso u oscuro son un placer y deleite por el retorcido y a la vez magnífico mensaje o los simbolismos que en ella existen. En Amour pareciera de pronto que Haneke nos entrega lo que fuera su trabajo más íntimo o personal, y no dudo en ciertas declaraciones; la película es intimista en la perfecta presentación del día a día de esta pareja y en el acercamiento a los pensamientos y emociones que ellos manifiestan, pero Haneke se queda como un observador más, y deja que el ambiente inunde la pantalla, no se acerca lo suficiente para estimular la distancia y su objetivo es que se palpite a lo lejos ese sentimiento de cercanía... ¿Pero qué tan incondicional puede llegar a ser el amor en una etapa prácticamente de martirio para ambos?

Haneke nos impregna la pantalla con una difícil interrogante y una dura encrucijada. Mientras ella cada día empeora con una enfermedad que va destruyendo su cuerpo y su mente, él asume el rol protector y cuidador, y entre otras cosas los hechos entre ambos, las cosas del pasado, los hallazgos del presente se ponen de manifiesto.

Amour es magnifica ya que cumple como drama asfixiante y revelador, real y honesto sobre la vida y la vejez. El hecho de la destrucción de la personalidad, del acabose de un matrimonio generoso y próspero, de la pérdida de los recuerdos, de la falta de compañía y consecuente soledad, están presentes en el relato y se manifiestan de manera sombría y hasta con cierto nivel de horror... Haneke empapa la mente del espectador con ideas sobre el inminente fin de todo ser humano en la cruel etapa de la vejez, o quizás lo vea como el inicio del fin de un mundo perverso y el pase perfecto a otro lugar mucho mejor.
Amour es dolorosa, cada plano, cada detalle, cada actividad minuciosa es expresada para dar más realismo. El rostro de los protagonistas lo dice todo, ambos enfrentados en una lucha ardiente en lo que quizás sea el relato más humano y honesto sobre la enfermedad, la renuncia, la aceptación y la muerte. Haneke no busca sensibilizar al espectador, ni emocionarlo en demasía, como pecaría cualquier director novato (ya que el cine del director austriaco es adulto y preciso) , sino presentar los hechos tal cual ocurren en la vida, y que cada quien pueda desgarrarse con la dureza que abunda en dicha realidad.

Decir que Riva y Trintignant están soberbios sonaría cliché a estas alturas, porque todos hemos valorado sus interpretaciones y estamos de acuerdo en que ambos nos ofrecen lecciones interpretativas de cine. La angustia y el dolor es percibido en ellos como lo más natural, y el cambio radical en sus acciones, la evolución de ambos personajes y la delicadeza o crudeza de lo que realizan se hace con el mayor de los atinos. Huppert, aun en su breve aparición como un personaje secundario pero de vital importancia en el desarrollo del film está grandiosa e impecable.
Haneke escarba y escarba y saca oro... Y duele, su cine siempre duele, así sea el argumento más sentimental o de apariencia frágil siempre nos entrega un relato doloroso y valiente. Esta ocasión no se equivoca y vuelve a azotarnos y a decirnos que la vida es tan pasajera y la muerte es tan próxima que hay que asumirla... Uno de los mejores films del año.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada